Como dar de alta una empleada del hogar.

En España, si cuentas con la ayuda de una empleada de hogar, es importante asegurarte de que esté dada de alta correctamente para garantizar su protección y beneficios sociales. Aquí te explicamos de manera clara y sencilla todo lo que necesitas saber al respecto.

¿Quién debe ser dada de alta como empleada de hogar?

Cualquier persona que realice labores remuneradas de trabajo doméstico en tu hogar debe ser dada de alta. Esto no solo brinda seguridad a la trabajadora, sino que también la protege en situaciones como incapacidad, jubilación, fallecimiento o supervivencia.

Plazo para dar de alta:

Para asegurar un proceso sin complicaciones, el alta en el empleo de hogar se puede realizar con hasta 60 días de antelación o hasta el mismo día en que inicia la actividad. Si se realiza después del inicio, se puede hacer en los primeros 30 días, aunque se considerará fuera de plazo, y deberás pagar desde el día de inicio.

Cómo dar de alta a una empleada de hogar:

El proceso se ha simplificado gracias a la plataforma online de la Seguridad Social, Import@ss. Necesitarás un certificado digital, Cl@ve, DNI electrónico o vía SMS. El sistema te guiará a través de nueve pasos, incluyendo datos del trabajador y empleador, duración del contrato, jornada y salario, domicilio de la actividad, entidad aseguradora, datos de contacto y domiciliación bancaria. La revisión final te permitirá asegurarte de que toda la información sea correcta.

Cuota a pagar:

La cuota a pagar depende del salario de la empleada de hogar y se clasifica en ocho tramos. Los tramos varían desde 270 euros mensuales para salarios hasta 291 euros, hasta una base de cotización igual al salario mensual para salarios superiores a 1,260.01 euros.

Bonificaciones disponibles:

Como empleador, puedes beneficiarte de diversas bonificaciones, como una reducción del 20% en la cuota por contingencias comunes, un 45% de bonificación por familia numerosa, un 80% de bonificación en cuotas de desempleo y FOGASA, entre otras. Estas bonificaciones pueden marcar una gran diferencia en los costes asociados al empleo de hogar.

Noticias relacionadas